Una ventana abierta a la naturaleza a través de los ojos de lo me apasiona: las Aves.

martes, 20 de junio de 2017

REALMENTE ESPECTACULAR

Sin palabras, así es como me quedo cada vez que ocurre lo que pasó el sábado por la mañana. Y por suerte llevo varios encuentros con esta maravilla.

Los limícolas con uno de los grupos más bonitos y complicados de los que podemos ver. La mayoría de ellos nos visitan en los pasos o bajan a nuestras latitudes a pasar los meses más fríos del año pero algunos de ellos se quedan con nosotros a criar. Este grupo de patilargos tienen unos comportamientos nupciales espectaculares y por suerte podemos disfrutar de algunos de ellos por aquí.  Vamos con el que para mí, tiene un comportamiento más impresionante.

 La Agachadiza Común (Gallinago gallinago) es un limícola de pico largo y colores crípticos que la hacen pasar desapercibida entre la vegetación. En la Península tiene dos puntos de nidificación, siempre en prados encharcados de montaña. Uno de ellos, más exiguo está en Ourense donde sobreviven unas pocas parejas. El otro punto son las sierras abulenses, desde Peña Negra, hasta Malagón pasando por Gredos, Paramera y Sierra de Ávila. En los prados de estos lugares podemos escuchar, si la suerte acompaña, el maravilloso sonido del vuelo nupcial de la "cabrilla" que emiten dos plumas de la cola que saca para que vibren con el viento cuando se deja hacer en picado.

El momento que me puso la piel de gallina ocurrió en la sierra de la Paramera, a unos 1500 metros de altitud cuando paseando por una zona idónea una de ellas me deleitó con su vuelo durante unos minutos. Os lo enseño en imágenes.

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)

Agachadiza Común (Gallinago gallinago)
Esta sierra, como ya os he dicho en anteriores entradas es una auténtica maravilla, poblada por innumerables animales y con unos paisajes preciosos con una flora que impresiona. En los prados que recorrí  y en los piornos que les rodean y que tiñen de amarillo las laderas pude ver varias especies más. Las lavanderas Boyeras (Motacilla flava) volaban mostrando su color limón mientras las Collalbas Grises (Oenanthe oenanthe) cantaban.

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)
Sobre los piornos volaban familias de Tarabillas Comunes (Saxicola torquata) donde los adultos se acercaban a los pollos con la ceba que éstos pedían insistentemente. Con ellos cantaban varias Currucas Zarceras (Sylvia comunnis) usando las ramas desnudas del espino para que las viese en todo su esplendor. Los Acentores Comunes asomaban su cabeza entre el amarillo y de vez en cuando cantaban sobre los amarillos pétalos.

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)

Curruca Zarcera (Sylvia comunnis)
Todo ellos bajo la atenta mirada del Alcaudón Común (Lanius senator) que prospectaba todo lo que sucedía a su alrededor desde su atalaya de madera.

Alcaudón Común (Lanius senator)

Alcaudón Común (Lanius senator)

Alcaudón Común (Lanius senator)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

lunes, 19 de junio de 2017

LIMPIANDO EL SOTO

Llevamos unos días con un calor insufrible, lo llaman ola de calor, pero no es más que otra de las señales que nos está dando nuestro hogar de que estamos haciendo las cosas mal.  Y desgraciadamente estas señales traen consecuencias y hoy se está palpando en el incendio de Portugal, desde aquí mi fuerza en estos momentos duros. Las cosas tienen que cambiar y todos debemos de poner nuestro grano de arena. Ayer desde el grupo local de Seo-Ávila quisimos poner el nuestro uniéndonos al proyecto Libera, lanzado por Seo Birdlife (en colaboración con Ecoembes) realizando una actividad de limpieza de espacios naturales   enmarcado en "1m2 por la naturaleza".

Con esta actividad pretendíamos limpiar el parque de El Soto, un lugar de disfrute para todos los abulenses y como bien he definido alguna vez, una escuela para todos los amantes de la naturaleza de la capital abulense. Para ello a las 10:00 de la mañana estábamos allí los participantes en ella, un total de 12 personas, que nos afanamos en recoger todo tipo de desperdicios que, lamentablemente, la gente deja abandonados. La sensación fue agridulce. Dulce porque limpiamos gran parte de este lugar y porque el grupo fue más numerosos de lo esperado. Agrio por el gran incivismo de las personas que no tienen el mayor reparo en dejar todo tipo de basura desperdigada por la naturaleza.

Pudimos recoger desde un carro de supermercado, un parachoques, botellas, botes de refresco, miles de pequeños plásticos, papel o un número incalculable de colillas de cigarro. Y me pregunto, ¿ tanto cuesta llevarte a casa algo que has traído ya cargado? Algo que ayer me puso de muy mala leche fueron los restos de las fiestas-cumpleaños-bodas que la gente deja. Está genial poder disfrutar de un día especial en un lugar como este, pero ¿tanto cuesta dejar las cosas como te las has encontrado? Cuando un globo de agua se explota ¿en un trabajo tan costoso agacharte y recoger un plástico que va a costar hasta 300 años en desaparecer? 

Las cosas tiene que empezar a cambiar y debemos, entre todos, concienciarnos y ayudar a los que no son capaces de ello a comprender que debemos de cuidar la naturaleza porque con ello cuidamos la vida.

Desde aquí agradecer a todos los participantes su disposición para hacer visible un problema de todos. Gracias a Joaquín Mayo, Juan Ramón Cuervo, Adrián del Pozo, Nayib Hamdoum, María Ripoll, Mario Díaz, Santiago Delgado, Juan Pablo, Chengye Xiong, Elisabeth García y Eneko Leonor.

Unas fotos del día. Aquí en plena faena.


Ratitos de charla y descanso.


Vamos terminando.

Ya reunida la basura.

Fotos de grupo. De izquierda a derecha. De pie: María, Juan Pablo, Mario, yo, Juan Ramón, Santiago y Nayib. Agachados: Eneko, Chengye Xiong,, Adrián y Joaquín.



Y terminamos reponiendo fuerzas gracias al Country Soul, otro de los alicientes de este lugar.

De izquierda a derecha: Santiago, Joaquín, Juanra, Adrián,
Chengye, yo y Nayib.
Antes de terminar agradecer a Joaquín las fotos de esta jornada dura pero agradable.

Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

martes, 13 de junio de 2017

TERRITORIO COLLALBA

Con el título de esta entrada quiero parafrasear a Juanra, ya que esa frase resume como nada la tarde que pasamos el jueves pasado en la cara sur del Pico Zapatero. A mí, nada más oírla, me vino a la cabeza una obra de Pérez Reverte (Territorio Comanche) pero en lugar de poder encontrarme en cualquier rincón con una maldita arma, en este lugar me encontraba con una preciosa Collalba de alguna de las tres especies habituales en Iberia.

La tarde empezó por todo lo alto y la especie que deseábamos ver en este precioso lugar con los Zapateros de fondo, apareció nada más llegar. Ante nosotros voló un ave que dejaba ver su llamativa cola blanca sobre el fondo negro que la da nombre. Al posarse pudimos ver un precioso macho de Collalba Negra (Oenanthe leucura) al que se unió una más grisácea, hembra y ambos se mostraron sobre su roca.

Avanzada la tarde, y ya de bajada pudimos ver otro macho de esta, cada vez más escasa por nuestra Comunidad, preciosa habitante de las zonas rocosas mediterráneas.

Collalba Negra (Oenanthe leucura)

Collalba Negra (Oenanthe leucura)

Collalba Negra (Oenanthe leucura)
Poco después de nuestro primer objetivo aparecieron las otras dos Collalbas. Primero se posó sobre una roca, para delatarse con su canto, un bonito macho de Collalba Rubia (Oenanthe hispanica) con su bonito antifaz. En toda la ruta pudimos ver hasta 5 territorios diferentes donde apreció esta viajera africana.

También viajera, la tercera de las Collalbas, la Gris (Oenanthe oenanthe) fue la más abundante en todo el recorrido, pues raro era el metro de camino donde no salía el precioso manto que le da nombre.

Con todo ello comprenderéis lo que dijo Juanra en un momento de la subida.


Collalba Rubia (Oenanthe hispanica)

Collalba Rubia (Oenanthe hispanica

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)

Collalba Gris (Oenanthe oenanthe)
Pero no todo fueron Collalbas. Otra de las familias de aves que pudimos ver en todo su esplendor fueron las Currucas. Este grupo suele mantenerse oculto entre las ramas de los matorrales mientras lanzan su canto para hacerse notar. Hasta tres especies pudimos ver entre los piornos que tapizan las laderas que llevan hasta la mayor altura de la Paramera. Las Currucas Rabilargas (Sylvia undata) volaban ante nuestros pasos mientras una Curruca Zarcera (Sylvia comunnis) aparecía en algún claro del matorral y varias Currucas Tomilleras (Sylvia conspicillata) se dejaban ver unos simples segundos antes de desaparecer.

Currucas Tomilleras (Sylvia conspicillata)
La tarde se completó con algunos de los habitantes que llenan este bonito lugar de vida, sonidos y movimiento. Algún Escribano Montesino (Emberiza cia) mostraba su peculiar máscara bicolor sobre una roca, roca sobre la que cantaba un Acentor Común (Prunella modularis) con sus poco vistosos colores mientras que decenas de Pardillos Comunes (Linaria cannabina) salían volando entre la cobertura herbácea de la subida.

Volando entre las cumbres rocosas de Peña Cabrera vimos un Buitre Negro (Aegyptus monachus) y un poco más abajo una pareja de Águila Calzada (Hieraaetus pennata) compartía cielo con un Milano Negro (Milvus migrans). Bajo ellos volaban 4 hirundidos, Avión Común (Delichon urbicum), Avión Roquero (Ptyonoprogne rupestris), Golondrina Común (Hirundo rustica) y Golondrina Daúrica (Cecropis daurica) y varios Vencejos Comunes (Apus apus).

Escribano Montesino (Emberiza cia)

Escribano Montesino (Emberiza cia)

Escribano Montesino (Emberiza cia)

Acentor Común (Prunella modularis)

Acentor Común (Prunella modularis)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses

jueves, 8 de junio de 2017

POR MUNDO SIN BASURAS

El próximo sábado día 17 de Junio el grupo local de Seo-Ávila vamos a llevar a cabo una jornada de recogida de basura en el Parque de El Soto. Estaremos allí desde las 10:00 de la mañana para limpiar de basuras este bonito parque de la ciudad por la que discurre el río Adaja. La jornada se engloba en una actividad global que se realizará en todo el país. Para ver más información pincha aquí.

Te esperamos. Sólo hace falta que lleves tus ganas de colaborar con la naturaleza, el resto lo ponemos nosotros.






martes, 6 de junio de 2017

EL MÁS BONITO DE OJOS ALBOS

Como os dije la semana pasada salí un par de veces por la zona este de la provincia. La segunda de las salidas, tras la Lancha, es un lugar espectacular donde se aúnan las dos pasiones de mi casa, la arqueología y las aves , como ya conté en una publicación de Galérida.

La Sierra de Ojos Albos es una sierra de media montaña que rodea al pueblo del mismo nombre. Fue elegida desde hace miles de años por nuestros antepasados para merodear por sus abrigos y dejar plasmado su modo de vida en sus paredes (arte esquemático), en concreto en Peña Mingubela.

Sobre las mismas rocas teñidas de rojo se puede ver a otro rojo, el Roquero Rojo (Montícola saxatilis), que regresa desde las tierras africanas para sacar adelante una nueva generación que, tras un nuevo viaje, volverá a nuestras tierras para llenar de color cada centímetro granítico de la sierra. El precioso macho de tono azulados en la cabeza, negros de las alas y rojizos en la parte inferior llama la atención mientras que la pardo rojiza hembra trata de pasar desapercibida entre las rocas.

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)

Roquero Rojo (Montícola saxatilis)


Junto al precioso rojo una bella avecilla compite con él en belleza. En esta sierra también recala tras su viaje transafricano la Collalba Rubia (Oenathe hispánica). Varios machos de este ave con antifaz negro sobre su traje blanco cantaban en lo alto de los cortados mientras las hembras estaban afanadas en cuidar de las crías, algunas de las cuales salieron a mi paso. Con ella vive su prima, la Collalba Gris (Oenanthe Oenanthe)

Por la zona es habitual escuchar, y con paciencia observar, al Escribano Hortelano (Emberiza hortulana) y a su primo el Escribano Montesino (Emberiza cia) llenado el aire con su agudo canto y sus vivos colores.

Collalba Rubia (Oenathe hispánica) macho

Collalba Rubia (Oenathe hispánica) macho

Collalba Rubia (Oenathe hispánica) macho

Collalba Rubia (Oenathe hispánica) joven

Collalbas Rubias (Oenathe hispánica) jóvenes
Esta Sierra es un buen lugar para disfrutar de uno de los grupos de aves más crípticos y difíciles de identificar: los alaúdidos. En las partes bajas se ven las Cogujadas Comunes (Galerida cristata) y las Terreras Comunes (Chalandrella brachydactyla)  mientras que en las zonas más altas no faltan las Cogujadas Montesinas (Galerida Theklae), las Alondras Comunes (Alauda arvensis) y las Alondras Totovías (Lululla arborea)
Cogujadas Montesinas (Galerida Theklae)

Cogujadas Montesinas (Galerida Theklae

Alondra Totovía (Lullula arbórea)
En las laderas de esta zona se escucha el Cuco (Cuculus canorus) mientras la Tarabilla Común (Saxicola torquata) recorre los matorrales donde se posan el Alcaudón Común (Lanius senator) y el Alcaudón Real (Lanius excubitor) a la par que Buitres Leonados (Gyps fulvus), Buitres Negros (Aegyptus monachus) y, con suerte, el Águila Real (Aquila chrysaetos) sobrevuela nuestra cabeza.

Tarabilla Común (Saxicola torquata)
Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses