Una ventana abierta a la naturaleza a través de los ojos de lo me apasiona: las Aves.

lunes, 18 de septiembre de 2023

UNA TARDE DE PASO EN SERONES

 El paso está en nuestros campos y cualquier tarde paseando por algún río, laguna o embalse se convierte en un sinfín de pajarillos volando entre las ramas, de un no parar de limícolas en las playas que se forman y del vuelo de grupos de rapaces que surcan los cielos. Y uno de los mejores sitios para disfrutar de estos momentos de movimiento es el embalse de Serones. 

Entre  los postes que rodean los campos y el cielo que lo cubren podemos descubrir desde la más grande de las rapaces europeas, el buitre negro, hasta los pequeños cernícalos tanto vulgar como primillas. En estos momentos raro es no encontrar la llamativa silueta cabezona de la culebrera europea, al omnipresente busardo ratonero, a la tricolor águila calzada (por sus fases clara, intermedia y oscura) o al milano real (como me dijo un buen amigo con su cola de pescado). Pero la que más me emociona en estos momentos es una rapaz venida de los acantilados rocosos de las costas europeas que tiene en el embalse un punto de parada de descanso para poder comerse alguna de las carpas que viven en sus aguas. Su precioso plumaje bicolor con un preciosos antifaz negro delató al águila pescadora (Pandion haliaetus) que descansaba en una torre cercana al agua.



En las orillas varias son las especies de limícolas que buscan alimento con las que coger fuerza y seguir rumbo sur hasta el lugar donde van a pasar los meses fríos del año. Los hay de todos los tamaños desde los pequeños correlimos menudos  (Calidris minuta), andarríos chico  (Actitis hypoleucos) o las dos especies de chorlitejos habituales:  el grande (Charadrius hiaticula) o chico (Charadirus dibius) pasando por algunos de tamaño algo mayor como los combatientes (Calidris pugnax) o andarríso grandes (Tringa ochropus) y algunos mayores como los archibebes claros (Tringa nebularia), cigüeñuelas comunes (Himantopus himantopus) o avefrías (Vanellus vanellus).

Dos de ellas fueron las que más disfruté una de las tardes por su cercanía, ya que se mantuvieron tranquilas mientras yo recorría la orilla hacia la zona donde los limos han quedado al descubierto. Un preciosos correlimos común (Calidris alpina), con su tripa negra y su largo pico curvado hacía honor a su nombre mientras se movía raudo en un pequeño recodo. 






En una de las playas más extensas pude ver al moteado andarríos bastardo (Tringa glareola). Es uno de los limis que más me gusta ver en la provincia pues no es habitual aunque este año ha sido regular en el embalse y en buenos números. Después de ver varios hace unos días una tarde pude ver a este bonito  ejemplar que me dejó disfrutar mucho. 



De entre los pajarillos varias son las especies que ahora llenan nuestros arbustos, árboles o zonas herbáceas. En la orilla del embalse que recorremos generalmente una especie es la mayoritaria, al menos hasta ahora. Sus tonos amarillentos, ceja marcada, patas claras y proyección primaria larga diferencian al mosquitero musical de otras especies de su familia como el común (de tonos mas marrones, patas negras, ceja poco marcada o proyección primaria corta) o del ibérico (con su proyección primaria intermedia, ceja ancha por delante del ojo o zona caudal amarrilla) además de por sus cantos o reclamos. Varias decenas hemos visto estos días.






Y para finalizar la reina del embalse. No hace falta decir nada de esta maravilla blanca y negra de pico y patas rojas.



Gracias por seguir el blog

Saludos abulenses

 

lunes, 11 de septiembre de 2023

LAS PIQUIRROJAS VUELVEN POR ÁVILA

Terminando el verano llegan los días en los que toca prospectar los embalses porque unas preciosas aves hacen el mismo camino que sigo cuando cuando agosto llega a su fin. Nosotros regresamos a Ávila tras estar fuera  un par de meses mientras que ellas paran por nuestra provincia en su viaje desde lejanas tierras septentrionales (crían en el Báltico sueco y finlandés) a las costas del oeste de Centroáfrica quedando algunas de ellas en costas del sur de la Península y en menor medida en el Mediterráneo. 

Aunque hace unos años no se conocían citas de pagaza piquirroja (Hydropogne caspia) en la provincia de Ávila, desde el 2015 la especie ha sido anual en nuestros embalses con algunos años excepcionales por su número de observaciones. Y este año no ha sido menos pues a finales de agosto (el 31-08)ya teníamos un ejemplar de este precioso estérnido de gran tamaño, con un robusto pico rojo y una caperuza negra, en el embalse de Serones (César San Segundo ). Y para más satisfacción con la especie el ejemplar estaba anillada en Suecia. Esa misma tarde fuimos a verla toda la familia y disfrutamos muchísimo viendo un ave que solo hacía algunas semanas estaba en el país nórdico y que un tiempo más adelante estará en alguna costa africana o andaluza.

Y no ha sido la única pues el 05-09 Alfonso Guío vio dos ejemplares en el mejor sitio para ver esta especie en Ávila pues es el que más citas acumula: el embalse de las Cogotas. A esta no pudimos verla pero nos quedamos con la tranquila observación de Serones.








Gracias por seguir el blog
Saludos abulenses

miércoles, 6 de septiembre de 2023

¡¡ PLUVIALIS FULVA EN EL OSO !!

 Descomunal cita de nuevo en la de El Oso que además ha dejado patente que hay lugares que tienen imán  para las aves. Además ha sido una identificación que ha costado un poco conseguir por la lejanía del ave pero con ayuda de varios pajareros al final hemos conseguido sumar una nueva especie para la ornitología abulense y castellanoleonesa. Os cuento como fue.

Anteayer, 04-09, era un día para salir al campo después de la DANA que ha barrido la Península ( y que tanto ha hecho sufrir a mucha gente con los que me solidarizo) para ver si los fuertes vientos habían traído algo a nuestra provincia. Yo decidí ir a Serones a pasar un rato de la tarde y ahí empezó todo. Un amigo zamorano (Alfonso Rodrigo) dio la alarma sobre un chorlito que habían citado en la laguna de El Oso, en principio como gris. En estas fechas había que revisar ese individuo y puse en función a dos amigos (César y Aron, a la postre fundamental para llegar al fulva) que andaban en el humedal. Lo primero que confirmaron era que se trataba de un dorado. En ese momento ya había desandado lo recorrido y me dirigía a ver a ese chorlito. Al llegar ahí estaba, en unos prados lejanos muy tapado por la vegetación. Un aleteo que hizo poco antes de llegar yo y que pude ver gracias a Directo Natura  descartó un dominica pero estábamos en la coyuntura apricaria/fulva. Animado de nuevo por Alfonso me tiré toda la tarde esperando ver algo que me inclinase hacía una de las dos especies pero no voló y apenas salió de su "escondite" de varas marrones. Ya en casa tocó echar un buen rato sacando capturas de pantalla  de Directo Natura para ver si afinaba algo pero lo que pude sacar no de descartaba nada. 

Ayer por la tarde, gracias al esfuerzo de Aron Blázquez (pajarero local) que incluso le costó quedarse con el coche embarrado, pudo sacar unas fotos mas cercanas donde pudimos ver los tarsos largos de esta especie y la zona de la popa negra. Con ello y lo que ayer habíamos intuido pudimos cerciorar que era esta especie tan escasa en la Península y más en el interior.

El chorlito dorado siberiano (Pluvialis fulva) es un limícola muy parecido al habitual dorado europeo que recibimos en paso o invernada en buenos números, siendo muy escaso en la Península con citas en zonas costeras (sitio habitual es el Delta del Ebro) y con un puñado de citas en el interior. Esta especie cría en el este de Siberia y el oeste de Alaska con zonas de invernada en el sur de Asia u Oceanía. Es algo más estilizado que si primo europeo con patas más largas axilas y popa negra (al igual que el dorado americano) y una terciarias que le llegan a la altura de la cola. Al volar las patas le sobresalen por la cola (lo que veréis en una de las fotos)

Hoy de nuevo he disfrutado de él y esta vez de manera muy especial pues lo he hecho con Eneko (le pilló fuera la cita) y algunos amigos abulenses (Aron, Cruz y Chema), pucelanos (Alejandro y Nacho), soriano (Jesús) y zamorano (Gary). 










jueves, 31 de agosto de 2023

ELANIOS AZULES SEGOVIANOS

Las rapaces son una de las aves que más impresionan al público general y que más ayudan a enganchar al pajareo  por varias razones. Puede ser por su enorme tamaño como los buitres negros y sus 280 cm de envergadura o por la majestuosidad de su silueta mientras surcan las altas montañas como el águila real. Impresionan también  sus ataques infalibles como los de la valiente águila calzada o la del veloz halcón peregrino (con sus más de 300 Km/h). Los hay únicos por su fenología como ya os conté de los halcones de eleonora.

El protagonista de hoy es una rapaz espectacular. Lo primero que os contaré es que es una especie típicamente africana que en los años 80 colonizó la zona sur de la Península y que poco a poco  ha ido ganando latitud hasta estar presente en la mayor parte de Iberia con algunas parejas en la cornisa cantábrica. Otra de las cosas que impresionan es su pequeño tamaño pues es de las rapaces de menor tamaño que podemos ver en nuestra región. Por último impresiona sus características. Es una rapaz de color blanco y gris- azulado (de hecho su antiguo nombre tenía este último color ) destacando una profundos ojos rojos que hacen que un cruce de miradas con el elanio común (Elanus caeruelus) quedé marcada en aquel que tenga la suerte de cruzarse con esta maravilla en alguna zona adehesada con árboles de gran porte, donde construye su nido) y amplias zonas de campeo alrededor donde cazar los micromamiferos, insectos o aves de los que alimentarse.

A estos dos los pudimos disfrutar cerca de Sepúlveda, en Grajera, y queremos agradecer su ayuda a nuestra amigo Millán por la info acerca de la zona donde podrían encontrarse. No tardamos mucho en dar con la pareja que nos dio momentos maravillosos mientras volaban o posados en algunos tendidos eléctricos.  Disfrutad ahora vosotr@s.







Gracias por seguir el blog
Saludos abulenses

martes, 22 de agosto de 2023

ALIMOCHES A DIARIO

Hemos estado unos días de descanso en nuestro paraíso segoviano. Y hablar de Sepúlveda, al margen de la ricotí, es hablar de aves rapaces. Tener todo el día buitres leonados (Gyps fulvus) de la mayor colonia europea de la especie,  sobre nuestra cabeza es maravilloso. Cada mañana, cuando amanecemos nos asomamos a la ventana de casa y allí están los primeros del día, volando en la térmica que les llevará a algún punto de la provincia, o más lejos, en busca de la carroñada donde alimentarse.  

Pero no solo vemos a estos gigantes de alrededor de 2,5 metros. Sin mucha dificultad, y no me digáis que no es maravilloso, podemos descubrir una silueta más pequeña y algo más redondeada. Si fijamos la mirada en ella podemos ver al más pequeño de los buitres peninsulares tomando altura desde sus zonas de campeo (en el entorno de Sepúlveda tenemos al menos dos parejas) quizás preparándose para el largo viaje que emprenderán estos días y que les llevará más allá del desierto del Sáhara. 

En estos días hemos tenido la suerte de ver alimoche común (Neophron percnopterus) a diario bien desde nuestra ventana, bien desde el mirador de la Virgen de la Peña, bien en Ayllón en incluso en nuestra incursión soriana para redescubrir el yacimiento de Tiermes. Y no solo eso, también hemos podido disfrutar de ejemplares de varias edades y plumajes desde ejemplares nacidos este año (con el plumaje oscuro en su totalidad) pasando un ejemplar inmaduro (donde el blanco  gana terreno al negro) y ejemplares adultos donde el blanco tiñe al ave exceptuando las plumas de vuelo). 

Este pequeño buitre de cara desnuda de color naranja en los adultos recibe varios nombres que nos da pista sobre su comportamiento. Uno de ellos, buitre egipcio (Eneko me repetía su nombre en inglés "Egyptian vulture" cada vez que les veíamos ) nos habla del carácter migrador de la especie en la Península. La mayoría de los ejemplares cruza el Estrecho a finales de verano para regresar en primavera. Esa fenología no es seguida por todos pues hay ejemplares, cada vez más, que se quedan a pasar los meses fríos en el sur de la Península mientras que la mayoría de los jóvenes se quedan su primer verano de vida en tierras africanas para regresar ya como ejemplares inmaduros a Iberia. La población canaria de guirre (como allí se le conoce) o de Baleares tampoco son  migradoras. 

Otro de sus nombres es el de buitre sabio. Esto le viene dado por su capacidad, innata y no aprendida, de usar herramientas en su beneficio. El alimoche en capaz de utilizar piedras para romper los enormes huevos de avestruz que se encuentra en las sabanas africanas.

Ahora toca disfrutar de las fotos que Eneko le hizo a un ejemplar joven (oscuro en su totalidad) y de un adulto (de blanco plumaje).























Gracias por seguir el blog
Saludos Abulenses